Te habrás planteado más de una vez como empezar una conversacion con una chica.  ¿Verdad?

Pues el iniciar una conversación con una chica es sólo el principio de esta franja de nuestra escalada y aquí te vamos a enseñar la franja completa.

Comenzamos:

Verás, en menos de dos minutos de conversación se puede crear una conexión entre dos personas (o más) y esta dependerá de:

  1. Imagen: como te expliqué anteriormente (imagen limpia y cuidada).
  2. Actitud: qué dices, cómo lo dices y cómo de interesante (o diferente) eres.
  3. Cómo hacemos sentir a las personas

–    Apertura (empezar una conversación)

Una apertura es lo que dices para iniciar una conversación, por ejemplo: – hola.

TIPOS DE APERTURAS o maneras de entablar una conversación:

  • Simple: una pregunta que no necesita apenas respuesta, de hecho la respuesta puede ser un simple “sí” o “no”.

Ejemplo: – Una pregunta, ¿dónde está el pub “Orchilla”?

– Chicas, una cosa ¿Dónde está la calle “Camino de Ronda”?

  • Opinión: Como su propio nombre indica es una pregunta de opinión la cual ha de ser lo más abierta y atractiva posi

Una entrada de opinión tiene siempre detrás un porqué, que has de transmitir, o decir, si no quedara claro, o la vieras dudar de por qué preguntas eso.

Las preguntas abiertas, tanto al empezar una conversación con una chica como durante la conversación, dan mucho juego y muchos hilos* de los que tirar para seguir  escalando.  Estas  empiezan  de  la  siguiente  manera:  ¿quién?,

¿cuándo?, ¿qué?, ¿por qué?, ¿dónde?, ¿cómo?

Te vamos a dar una fórmula general de las aperturas de opinión pero es sólo una guía no te la tomes muy en serio, hazlo como quieras. Insistimos, esto es sólo una guía a la hora de preguntarle algo a una mujer o a un grupo.

Llamada de atención (“hola”) + pausa de unos segundos (mirar a los ojos a todos y todas para captar su atención) + límite temporal (“una pregunta”) + reto (“a ver si me puedes ayudar”) + titular de noticia (“estoy preocupado por un amigo y quiero opinión femenina”) + desarrollo de la apertura (“resulta que la novia de mi amigo se ve con su ex para tomar café y ni a mí ni a mis amigos nos hace ninguna gracia, pero no sé si es porque es nuestro amigo o porque somos hombres, ¿tú qué opinas?”)

  • Divertida: se trata de decir algo gracioso, algo que provoque una risa y la estructura es parecida a la de “opinión”.

Por ejemplo:

Aven: – Una cosa, ¿creéis que parecemos una pareja de gays? Es que han venido ya dos veces a vendernos rosas, y estamos empezando a preocuparnos -. Actitud: sonriente y juguetón.

  • Directa: se trata de decir que te has acercado porque te ha gustado directamente.

Ejemplo:

Aven: – Hola, me he acercado a ti porque me has llamado la atención y quiero conocerte. ¿Cómo te llamas?

Esta apertura es totalmente innecesaria, pero al estar sexualizando, si consigues escalar ya lo estás  haciendo por la parte  del rocódromo que corresponde a la del amante. Pero como ya te digo, es divertida y es emocionante, pero innecesaria para atraer a una mujer.

Nota: Aclaración importante antes de empezar

Nada de pedir permiso ni disculpas, es decir, nada de empezar diciendo:

  1. Disculpa…
  2. Perdona…
  3. Por favor…

Sino cosas como (hablar de forma como dando por hecho que te quiere esuchar):

                 Mal hecho:

– Perdonad chicas, ¿os puedo hacer una pregunta por favor?

                 Bien hecho:

Aven: – Chicas, os voy a hacer una pregunta(…)

¿Ves la diferencia?

A eso nos referimos. En el “mal hecho” no estás teniendo la mentalidad aven, aquí el premio es o son las mujeres, no tú.

Sin embargo, en el “bien hecho” es diferente. Fíjate como un aven da por supuesto que le van a escuchar, ya que es lo más normal, pues él es el premio. Les estás “haciendo un favor”, el favor de, como mínimo, pasar un rato agradable. Además de aportarle la cantidad de cosas buenas que tienes, tanto como amigo, como amante o como lo que sea. Eso sí, ten cuidado, no se trata de ser un prepotente ni mucho menos, sino de valorarse uno mismo.

Pensamiento antes de la apertura

Esto, repetírtelo justo antes de realizar tu apertura reforzará tu mentalidad y te aliviará esos nervios. Pruébalos todos y quédate con los que más te gusten, o con los que mejor te sirvan:

  • Es/son mi/s amiga/s.
  • Sé lo que yo valgo y de ella sólo que me atrae físicamente
  • Mentalidad aven: no me incomoda, me encanta; yo soy el premio; mi vida sexual no me preocupa
  • Vamos a pasar un buen ra (Este que sea el último que te repitas antes de abrir la boca)

Utensilios para la apertura:

  1. Límite temporal: la apertura te recomiendo que la acompañes de lo que se conoce como límite temporal o falso límite temporal. Establecer un límite tiempo, como – un segundo -, – una cosa -, – una pregunta- …lo que hace es que se relaje y piense que pronto te irás, y no has ido a molestar o interrumpir como todos.
  2. Circunstancial: Una manera muy sencilla de comenzar una conversación es comentando algo sobre la circunstancia en la que estáis. Por ejemplo: – ¡qué buena está la comida aquí!, ¿verdad?

¿Por qué a veces nos da un corte una chica al empezar la conversación por primera vez?

En primer lugar, piensa una cosa: ¿alguna vez te han dado una mala contestación cuando te has dirigido a una mujer durante el día? ¿Ves? Por eso es por lo que siempre digo que es más sencillo “jugar” por el día que por la noche.

Ahora otra pregunta: ¿has visto a alguna mujer, que sabes que es muy simpática, llegar a ser un poco borde con algún desconocido que se le acerca por la noche?

Esto es porque ellas se ponen una coraza, máscara o armadura, llámalo como quieras, para defenderse de pesados.

Es una pena, pero en la noche hay demasiados pesados que se acercan a ellas y, sin querer, las molestan, las aburren o, incluso, las hacen sentirse un trozo de carne. Esto hace que se pongan esa coraza.

El lado malo es que la tienen puesta; el lado bueno, que si se la quita, lo tendrás mucho más fácil que si no la hubiera tenido nunca, pues te estás desmarcando ya de entrada de todos los demás.

Esto sucede mucho con las más llamativas, no digo guapas, sino llamativas. Ponte en su lugar:

¿Qué tipo de hombre se te acerca a las 16:00?

¿Qué tipo de hombre y/o en qué estado se te acerca a las 23:00?

¿Y qué tipo de hombre y/o en qué estado se te acerca a las 04:00?

¿Y si me da una mala contestación, qué hago?

Si posees la mentalidad de un seductor te saldrá solo; pero, mientras, te explico.

Resulta que ella te da una mala contestación al iniciar la conversación, entonces, en lugar de sentirte por los suelos y verla a ella más arriba aún, piensa lo siguiente:

Ella no te rechaza como persona porque no te conoce, ella rechaza tu actitud en ese momento. Quizás seas calcado  al malvado exnovio que dejó la semana pasada. Como no lo sabes, no te preocupes.

Compadécete en tu interior por esas mujeres, pues no saben lo que se han perdido por no conocerte.

¿Pero qué le digo?

En primer lugar, imagina que eres Cristiano Ronald, ¿Qué crees que haría este si se acerca a entablar una conversación con una mujer “normal” y esta le contesta mal? Sí, eso, se partiría de risa.

No se trata de que te rías de ella, sino que, totalmente indiferente, le digas algo como:

  • Aven: (tono de voz indiferente, amable y educado, y medio sonriente, pues no sabe lo que se pierde) – mira te voy a decir una cosa porque estoy seguro de que, en realidad, no eres tan bord Entiendo que tengas esa máscara cuando sales, pero ten un poco más de ojo a la hora de hablarle así a alguien, porque puede que estés dejando pasar a gente que realmente merece la pena. Que te diviertas-. (Sonríes y te vas tan contento como viniste; ni afectado ni nada. Indiferente, ya te digo, con el mismo estado de ánimo que viniste).

Esto es lo que contesta un hombre con la mentalidad de tanto hablamos. Y te saldrá solo cuando la tengas.

No hay rechazos, sino aprendizajes. Aprendemos más de nuestros errores que de nuestros aciertos.

De hecho, en el reino animal no existe el rechazo. Cuando un guepardo intenta cazar a su presa, pero no la alcanza, este no se va a la cueva deprimido a lamentarse y pensar. Lo que hace es aprender la lección e intentar ir a por la siguiente.

“Una vez alguien le preguntó a Tomas Edison antes de descubrir cómo hacer luz – ¿no te cansas de llevar unos 250 intentos, y estar perdiendo el tiempo, ya que no lo consigues?- y él respondió: – yo no he perdido el tiempo, he descubierto 250 maneras de no hacer luz .“

Con este manual, te estamos enseñando muchas cosas que “no hacen luz”. Pero un bebé se tiene que caer miles de veces para aprender a andar. Si no se cae miles de veces, no andará. Así que un error no es un paso atrás, sino un paso hacia delante. Y, tarde o temprano, hasta correrás.

–   Kino ocasional (k.o):

En la comunidad, llamamos kino a lo que se conoce como “tocar”. Es por esto que el kino ocasional es un toque inocente sin ningún tipo de intención.

El tocar, tal y como aquí te lo comento, dura siempre menos de un segundo. Su brevedad es importante, pues tocar durante demasiado tiempo puede hacer el efecto contrario: puede incomodar.

A veces, aunque no nos acordemos de que nos han tocado, nuestro subconsciente sí lo hace transformando este gesto en un estímulo de simpatía. Como con la publicidad subliminal.

Para que te hagas una idea, te cuento un estudio realizado en Estados Unidos por la Universidad de Purdue:

Pusieron a una psicóloga de bibliotecaria con dos condiciones: 1: No podía sonreír a nadie

2: Solo podía tocarlos cuidadosamente (menos de un segundo)

Bien, pues después de unas horas, a todos los que le habían preguntado algo, les hicieron dos preguntas:

1: ¿Te ha tocado la bibliotecaria? A lo que todos respondieron: NO 2: ¿Te ha sonreído la bibliotecaria? A lo que todos respondían: SÍ

Pues de esto se trata, un breve toque que inspira confianza y conexión.

Por ejemplo: un golpe cuando te ha dicho algo gracioso mientras te ríes, o tocarle el hombro un momento mientras le dices algo al poco de empezar la conversación con una chica o varias. Ya entiendes cómo ¿verdad? Si son varias, sólo a una, a la más cercana.

–   E.C (empezar a conocerse):

Esto consiste, como su propio nombre indica, en empezar a hablar de ti y de ella/s en un ámbito más íntimo. No hablar de algo superficial.

No te estanques hablando de un mismo tema o se aburrirán, además de que parecerá que te estás esforzando por hablar con ella/s y perderás atractivo.

Está comprobado que el cerebro de la mujer y del hombre son distintos.

Te vamos a contar una diferencia que nombró Mark Gungor en uno de sus seminarios.

Contó que los hombres tenemos el cerebro lleno de cajitas; es por esto, por lo que si queremos hablar de fútbol entonces abrimos la de fútbol, y hablamos horas del mismo tema.

Cuando quieras que hablemos de, por ejemplo, películas, yo cierro mi cajita, la guardo en su sitio y saco la de las películas. Y a hablar otro largo y tendido tiempo.

Ellas no. Ellas no tienen cajitas; ellas lo tienen todo súper conectado.

Aquí tienes un ejemplo de una mujer hablando que te sonará familiar:

– El otro día mi madre me dice…pero tía y dónde has comprado esos zapatos…pero muy fuerte lo que me dijo aquel el otro día…sí sí, pero yo a la fiesta esa no quiero ir…

¿Por qué te contamos esto ahora?

Pues porque queremos que veas que cuando estés hablando con una chica y le vayas cambiando de temas para dirigir la conversación o simplemente para que esta fluya, pues no te preocupes, porque para ellas es lo más normal del mundo.

¿Temes quedarte en blanco verdad?

Me lo imaginaba, casi todos somos así. Es por esto por lo que te hemos redactado un ejercicio con el que entrenarás tu agilidad mental, y ya no sólo no te va a volver a pasar, sino que aprenderás a dirigir la conversación para hablar de los temas que más te interesen sin que se note. Todo parecerá de lo más natural, y lo acabará siendo.

De hecho, como ya te hemos comentado es como conducir. Al principio  te parecerá forzado, pero acabará siendo natural, formará parte de ti y de tu subconsciente (conducirás sin darte cuenta).

Este ejercicio está al final de este libro, para leer esta parte y el manual completo cómpralo ahora en Amazon Kindle.

¿Pero entonces, cuánto tiempo he de hablar de tópicos, y cuanto de temas buenos y demás?

Mira aquí tienes una secuencia aproximada de hablar sobre temas emocionales (1, 2, 3 y 4: estos son la línea horizontal de arriba) y temas lógicos (5: estos son los picos o pequeñas líneas de abajo). Estos cinco puntos están explicados aquí.

Ten cuidado de que no se convierta en un interrogatorio, de vez en cuando, aunque la chica no te pregunte, cuenta algo tuyo referente al tema del que estéis hablando. Pero recuerda la técnica del cuenta gotas.

Un estudio realizado por Arthur Aron, profesor de la Stony Brook Universidad de Nueva York, en EE.UU:

Tomaron a hombres y mujeres que no se conocían, y los pusieron a hacerse preguntas. Unos se preguntaban cosas banales como: ¿Qué te parece este restaurante?; los otros, preguntas personales como: ¿cuándo fue la última vez que lloraste?

Después de 45 minutos, Brook medía el grado de atracción que sentían los participantes, siendo esta mucho mayor en los que se habían hecho preguntas más personales.

¿En qué momento le pregunto algo sobre ella?

Tienes dos opciones:

  1. En cuanto localices un hilo del que hay un ejercicio para esto. Véase la 5ª parte del libro.

Por ejemplo:

Ella: -a mí no me gustan los mojitos -(hilo1), -la de los mojitos es mi hermana- (hilo 2)

Aven: -a lo mejor tu hermana es como mi amigo Alberto, bebe lo mismo desde hace años-.

Ella: -no, no, ella va cambiando-.

Aven: -¿pero cuantos años tiene tu hermana?- (continuáis conversando)

Aven: ¿y tienes más hermanos? (…)

¿Ves? “Hermana” es el hilo del que tiras para E.C y seguir hablando.

De aquí en adelante, con el ejercicio que te he dado ya solo es cuestión de práctica.

  1. Emplea una frase preparada que dirás espontáneamente como si se te acabara de oc

Por ejemplo:

Mientras ella te habla, tu dices: Aven: -¡por cierto! ¿De dónde eres?

Otro detalle antes seguir: está estudiado que nos encanta escuchar nuestro nombre. Así que repíteselo un par de veces o cada cierto tiempo para que no se te olvide, y para crear cercanía.

Ejemplo durante la noche: al rato de estar divirtiéndote con tus amigos, ella está cerca con sus amigas, te giras y les dices algo como:

Aven: – estábamos aquí discutiendo una cosa, a ver si nos podéis ayudar,

¿vosotras creéis que la amistad entre exparejas es posible? – (apertura). A la misma vez, le tocas el brazo para llamar su atención (k.o) a una de ellas, y si ya estás posicionado al lado de la que te gusta, mejor aún. Actitud: risueño y alegre, con energía positiva.

Ella: (…)

Aven: – ¡por cierto! ¿De dónde sois?- (E.C)

Ejemplo durante el día: uno de los días en que te la cruzas o estás cerca, dices algo como:

Aven: – ¿sabes si la máquina de café funciona? – (apertura) .Actitud: risueño y alegre, con energía positiva.

Ella: – lo siento, pero no tengo ni idea.

Aven: – no te preocupes, gracias – . Sonríes y le das un toque en el hombro con la mano (k.o) y te vas.

Otro día te la vuelves a encontrar y:

Aven:- hola – (apertura). A partir de aquí ya siempre os saludaréis cuando os veáis.

Ella: – hola – . Y seguís caminando.

Un día que la pilles en un descanso, o en algún sitio donde puedas hablar unos minutos, entonces:

Aven: – ¡hola! ¿Qué tal? – (apertura). Ella: – bien, ¿y tu? -.

Aven: – pues más o menos, ayer vinieron mis hermanos a casa con ganas de cachondeo y no me dejaron dormir en toda la noche. ¿Tú tienes hermanos? – (E.C).

–   Punto de enganche (PDE):

El punto de enganche se alcanza cuando ella/s prefiere/n que te quedes a que te vayas.

Te darás cuenta porque hará/n algún indicador de que le gustas, como, por ejemplo, preguntarte cómo te llamas o de dónde eres.

–   Aislarse o semi-aislarse:

Semi-aislarse:

Esto consiste en separarla un poco de la amiga o grupo de amigos/as, pero sin alejaros, donde ellas aún se puedan ver y, quizás, oír. Esto no tiene el efecto de aislarla, pero es conveniente hacerlo si no has podido aislarla.

Lo realizas mediante el lenguaje corporal o el lenguaje verbal. Ejemplo:

Lenguaje corporal: te vas alejando, o girando, de tal manera que ella le dé la espalda a su grupo de gente.

Lenguaje verbal: -acércate que no te oigo bien- (y la alejas un poco).

Aislarse:

Asilarse significa sacarla a un sitio o una zona, donde no puedan verla y estéis “solos”. Cuando digo solos me refiero a un sitio donde no haya nadie conocido delante. Esto la hará más “libre” de comportarse como realmente le apetece.

Por ejemplo:

Ella: – ayer acompañé a mi abuelita a la compra.

Aven: – ¿en serio? ¡Ven! Cuéntame eso mejor – (la coges del brazo y le hablas un poco en imperativo, como una medio orden).

Explicación del ejemplo:

La tomas del brazo porque nunca debes dejar que recaiga sobre ella el peso de que “pase algo” entre vosotros. A las chicas les encanta pensar que “surgió” y que ellas solo se dejaron llevar por la pasión y el momento. Hablas un poco en imperativo porque tendemos a obedecer ante una orden, ya que es a lo que nos han acostumbrado desde pequeños. Al igual que obedecemos a la gente que vemos por encima de nosotros o con uniformes como policía, militares…

¡Ojo! Cuando la tomes del brazo, no lo hagas con miedo, ni con agresividad, sino firmemente, pero con tacto. Es decir, algo intermedio. Se trata de que trasmitas seguridad, como con el kino. Cógela por el brazo como dando por hecho que va a venir pero insistimos, sin forzarla.

La función de ambos (aislar y semi-aislar) es anular el factor fulana externo. Hay dos tipos de factor fulana, el externo y el interno. El factor fulana consiste en que ella se siente como una “fulana” (interno) o siente que la ven como una “fulana” (externo).

Por ejemplo, si ella ve entrar a un hombre que la atrae mucho, pero de repente se acerca a ella y a las amigas y, sin decir nada, la besa, ella normalmente se apartará por esto, por el factor fulana interno y por  el externo.

El interno porque no tiene motivos de verdad para besarlo; y el externo, porque las amigas saben que no lo conoce y, sin motivo, lo besa. Parecerá una fulana. El interno se anula simplemente haciendo bien todo esto que te estoy enseñando, y el externo aislándola o semi-aislándola. Evidentemente mejor aislarla que semi-aislarla.

Ejemplo durante la noche: (Seguís hablando)

Ellas: – pues de Cartagena.

Una de ellas dice: – ¿y vosotros? – O – ¿y tú? – Aquí ha mostrado interés y estás en la presa del punto de enganche.

Lleváis un rato hablando y estás hablando con la que te gusta mientras el resto hablan de otras cosas por su cuenta (semi-aislada), aunque todos en el mismo círculo. En ese momento le dices:

Aven:- voy a pedirme algo, acompáñame – (conforme lo vas diciendo la coges del brazo y empiezas a caminar). Una vez aislada entras en la franja de “aislamiento”. Tú vas delante y, cuando llegáis a la barra, te apoyas en ella de tal manera que ella le da la espalda al pub/discoteca (estás posicionado) y además le preguntas qué quiere, y pides tú quedando como un caballero con las cosas claras.

Ejemplo durante el día:

Ella: – pues sí, tengo un hermano y es un pesado. ¿Cuántos años tienen los tuyos? – Ha mostrado interés y ya has “cogido” la presa del punto de enganche.

Digamos que ella está apoyada en la pared, de donde sea, pues ese es tu sitio, así que le dices algo como:

Aven:- a ver, déjame un segundo – (Te apoyas donde está ella o cerca, te pones como a mirarte la suela del calzado) – pensé que se me había pegado algo, continúa con lo que me decías – (y te pones donde estaba ella o, a las malas, a su lado imitando su postura ( “posicionarse”).

En este tipo de situaciones es muy probable que ya esté aislada. En el caso de que no, el ejemplo durante la noche, de momento, te dará alguna idea.

CONSIGUE EL MANUAL COMPLETO EN AMAZON KINDLE

 

 

ÚNETE A NUESTRO CLUBAccede al CONTENIDO PRIVADO y sé el 1º en leer nuestras publicaciones